Me acuesto

Me acostaré, cerraré los ojos y pensaré en cosas buenas mientras pinto, intento terminar mi último cuadro.
Mi yo en casa sabe lo que hace, lo que quiere y adónde va. Es un yo ideal.
Yo hecha de sangre, huesos, nervios y ansiedad de repente parece que me vuelvo invisible con vómitos…Mi nuevo yo controla todo, hay una, no llora.
Cuanto más pintaba o más escribía, más formaba, más fuerza tenía. Antes pensaba demasiado, después demasiado poco, ahora estoy fuerte como debe ser.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: