Cayendo tiernamente

La entrega, la fuerza interior del ser humano rebosan en el aire, la lucha, mi lucha por hacer frente al sufrimiento y a la desesperación en una situación límite.
Un mundo en el que el dolor es el protagonista, el amor y el valor adquieren toda su auténtica grandeza.
Una lucha entre el dolor y la ausencia de este, el amor y la esperanza, mis sentimientos mas íntimos se mezclan en esta montaña rusa que es mi cabeza.
P.D
Éramos jóvenes y muy optimistas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: